6 diciembre, 2022

El riesgo país se acerca a los 3000 puntos: analistas advierten sobre el impacto en el crecimiento económico

El índice que elabora JP Morgan, llegó este lunes a los 2927 puntos. Analistas advirtieron sobre la desconfianza que despierta entre los inversores y la imposibilidad del acceso al financiamiento externo para las empresas.

 

 

El riesgo país, el índice que elabora JP Morgan, llegó este lunes a los 2927 puntos y despertó nuevamente la preocupación sobre la macroeconomía argentina. La suba del indicador sucede en medio de un clima de alta tensión cambiaria y a la espera de que el Gobierno anuncie nuevas medidas para contener la crisis.

El riesgo país es un índice que mide la capacidad de un país de afrontar el pago de su endeudamiento y marca la tasa que debería pagar cada territorio en caso de tomar deudas con algún organismo. En este caso, la Argentina se ubicaría en una tasa cercana al 30%.

Lee también: El riesgo país superó los 2200 puntos por primera vez en dos años: las razones detrás de este récord

El índice de JP Morgan se ubica en niveles récord que no se reportaban desde la reestructuración de 2020 y este valor deja al descubierto la desconfianza en el mercado sobre la posibilidad de que la Argentina pague sus deudas.

En este sentido, Diego Martínez Burzaco, Head de Research de Inviu, indicó que los números del riesgo país reflejan “las cuestiones de desequilibrio coyuntural de corto plazo con un faltante de dólares muy importante a nivel de las reservas internacionales, sumado a los desequilibrios macroeconómicos”, lo cual genera un “cóctel de desconfianza” por parte de los inversores y muestra a una economía “muy endeble”.

“Ese riesgo país implica inexistencia de acceso al financiamiento externo para las empresas y compromete la capacidad de crecimiento de corto y mediano plazo”, resumió Martínez Burzaco, en diálogo con TN.

Lee también: Luego de los anuncios de Silvina Batakis, cayeron las acciones y subió el riesgo país

“Hoy la Argentina no tiene plata para pagar (incluso se le está complicando el financiamiento en pesos con el mercado local). Genera dólares, pero no logra capturarlos. El Banco Central (BCRA) acentúa el drenaje de reservas, sin los desembolsos del FMI las reservas netas serían nulas”, sintetizó Matías De Luca, economista de LCG. Y agregó: “Todo indica que este esquema de tipo de cambio y precios relativos descoordinados no es sostenible (lo vemos en parte en una brecha del 160%). Y, por sobre todo, el Gobierno no muestra voluntad de generar ahorro, sino todo lo contrario”.

Todo redunda en una economía más riesgosa a los ojos de los inversores, acentuando la imposibilidad de la Argentina para acceder a los mercados de crédito, lo cual también afecta el financiamiento externo de las empresas”, expresó el economista de LCG.

Críticas del BID

En este contexto, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone explicó en una columna de opinión que la entidad que dirige no puede enviar al gobierno argentino unos 500 millones de dólares debido a problemas de falta de transparencia y un “tumultuoso historial financiero”.

“El éxito de la Argentina es el éxito del BID, pero el tumultuoso historial financiero de Argentina afecta singularmente a los costos del banco. El BID debe proteger su capacidad de ayudar de forma fiable a todos sus 26 prestatarios, incluidos los países pequeños con pocos recursos”, sostuvo Claver-Carone en una columna publicada en Wall Street Journal.

“Por mucho que el BID quiera aprobar nuevos fondos para la Argentina, no puede dar el visto bueno a las solicitudes para hacerlo sin asegurarse prudentemente de que tiene un impacto en el desarrollo”, concluyó Claver-Carone.