6 diciembre, 2022

Abuela de 61 años pare a su propia nieta para que su hijo y su esposo puedan tener la oportunidad de ser padres.

Este 1 de marzo sucedió algo hermoso Amor de Madre”


Las familias están ahí para acompañarnos en las buenas y en las malas. Nos ayudan a atravesar las situaciones más difíciles de la vida sin esperar nada a cambio. No hay duda de que muchos de nuestros padres harían lo que fuera para ayudarnos. Pero en el caso de esta mujer de 61 años, ¡llegó un poco más lejos de lo que se esperaba para hacer feliz a su hijo!

Esta mujer, llamada Cecile Eledge, voluntariamente se prestó a ser vientre de alquiler para su hijo, Mathew, y su esposo, Elliot.

Debido a que deseaban tanto un hijo propio, habían estado haciendo durante unos años todos los movimientos para empezar con el tratamiento de inseminación in vitro. Sin embargo, ¡recibirían la sorpresa de su vida cuando la madre de Mathew se ofreciera para ser su vientre de alquiler! Cecile tuvo una excelente experiencia con sus embarazos anteriores y sabía que su cuerpo podría ser capaz de llevar a cabo esta tarea.

Pero la familia no estaba segura de que un médico permitiría que la abuela del niño fuera quien lo gestara. Cuando la familia finalmente se reunió con un endocrinólogo reproductivo, recibieron la excelente noticia de que el doctor estaría encantado de acompañarlos en su misión.

Aunque Cecile no había estado embarazada por más de 30 años y había atravesado la menopausia hacía más de una década, el proceso comenzó.

Antes de que iniciara el embarazo, Cecile tuvo que atravesar algunas pruebas, como citología vaginal, mamografías y ultrasonidos. Su salud tenía que estar en las mejores condiciones para tener al nieto. Mientras que estaban haciéndose las pruebas, la hermana de Elliot decidió hacer una contribución: ¡sus óvulos!

Cuando Cecile pasó todas sus pruebas, comenzó el tratamiento hormonal y se fertilizaron los óvulos de la hermana de Elliot con el esperma de Mathew. A pesar de lo complicado que podría parecer, Cecile se embarazó en apenas el primer intento de la implantación. Aunque el embarazo no era algo fácil debido a su edad, lo atravesó con gracia.

Tuvo episodios de vómito y náuseas y presión arterial alta durante los primeros meses del embarazo, pero a pesar de todos los contratiempos, la bebé finalmente nació y le pusieron por nombre Uma. ¡Ni siquiera hizo falta que le practicaran una cesárea! Naturalmente, los padres de la niña estaban abrumados de emoción durante el proceso de parto y sus lágrimas corrían sin ninguna pena.

Está anonadado por lo lejos que podría ir su madre para hacerlo feliz y ayudarlo a establecer una familia. También le da crédito por ayudarlo a convertirse en la persona que es hoy en día; para él es una mujer increíble, fuerte y una guerrera.

Cuando se le preguntó sobre el proceso de parto, Cecile comentó para el Daily Mail que no era nada difícil para ella entregarle la bebé a su hijo. ¡Sintió que la bebé siempre fue su nieta y que el embarazo la desgastó tanto que estaba encantada de entregar la bebé a sus amorosos padres!